martes, 30 de agosto de 2011

Arte de pelos


La artista argentina Agustina Woodgate junta cabello suyo, de familiares, amigos y desconocidos para realizar sus obras de arte

Una artista argentina realiza obra de artes con cabello suyo, de familiares, amigos y desconocidos. "Empecé recogiendo mi propio pelo del desagüe después de ducharme", comentó la artista argentina Agustina Woodgate, que experimenta en su obra con cabello humano.

Para sus obras, la artista recolecta cabello suyo, de familiares, amigos y desconocidos. "Al utilizar este material como medio de expresión artística, me intereso por la memoria, la muerte, el nacimiento y la renovación", explicó.

Durante cinco años, Agustina Woodgate instaló en diferentes ciudades del mundo pequeños salones de peluquería itinerantes, como este en Miami, donde les cortaba el pelo gratis. "La experiencia me daba contacto físico directo, interacción, integración y confrontación con los residentes locales", comentó.

Según publicó BBC, el proyecto de las peluquerías móviles era parte de una investigación. "No sabía qué iba a hacer con todo ese pelo que recolectaba", comentó Woodgate.

Algunas de las obras que realizó la artista son castillos, torres y hasta pantuflas.


miércoles, 24 de agosto de 2011

Los cinco platos más raros del mundo


Las recetas son sólo para valientes. La carta está integrada por Penes de animales, Serpientes en Le Khanh, Grasa de cerdo en Salo, Carne de oso polar en Longyearbyen y Murciélagos en l´Houstalet

Un portal digital publicó los cinco platos más raros del mundo. Algunos restaurantes se destacan por la originalidad de sus técnicas o por sus creaciones sofisticadas. Otros, por sus exóticas especialidades. La lista fue realizada por Planetajoy.

La carta está integrada por Penes de animales, Serpientes en Le Khanh, Grasa de cerdo en Salo, Carne de oso polar en Longyearbyen y Murciélagos en l´Houstalet.

Penes de animales en Guo-li-zhuang. Se realiza en China y su nombre significa potencia en la olla. El plato estrella son los genitales de oso marino canadiense, un miembro de tamaño considerable que cuesta 292 dólares. Según la medicina china tradicional, estas comidas mejoran la potencia sexual.

Serpientes en Le Khanh. Las que más piden los comensales son anaconda, cascabel, cobra y pitón. El plato se realiza en un restaurante típico de Le Mat, un pueblo vietnamita conocido como la villa de las serpientes. La carne de víbora dorada en grasa, la piel crocante de reptil y la serpiente en salsa agridulce con limón, son los platos favoritos.

Grasa de cerdo en Salo trascendió las fronteras de Europa del Este por su plato emblemático, grasa de cerdo pura, y su particular presentación: con un meticuloso tallado, los chefs logran formas como la de la oreja de Van Gogh.

Carne de oso polar en Longyearbyen, se realiza en la ciudad noruega de Longyearbyen, cerca del Polo Norte, habita la población más grande de osos polares del planeta. En los restaurantes del lugar ofrecen la carne asada, junto con otros productos locales como foca, ballena y reno.

Murciélagos en l´Houstalet. L´Houstalet es un pub situado en Francia, que desde afuera aparenta ser un bar más del montón, pero una vez dentro se descubre toda su originalidad: sirve “zorro volador de corona dorada”, un murciélago del tamaño de un gato, pero con alas, su especialidad desde 1972.


martes, 16 de agosto de 2011

Crean bolsas de aire para celulares


Crean bolsas de aire para celulares

Con el motivo de proteger a los teléfonos inteligentes contra las caídas, el portal de ventas por Internet Amazon patentó un sistema que despliega bolsas de aire cuando el dispositivo se encuentra próximo a recibir un impacto.

De acuerdo con Jeff Bezos, presidente ejecutivo y el vicepresidente del sitio, es común que los teléfonos se dañen por este tipo de situaciones, y la implementación de estas medidas de seguridad ayudarían a reducir las afectaciones ocasionadas por un simple desliz fuera de nuestras manos.

En el mismo registro, Bezos incluyó un complejo sistema que incluye seis propulsores en la parte inferior del aparato.

Para funcionar, el smartphone lleva a cabo un monitoreo con una cámara de infrarrojos, radares y otros sensores para detectar cosas como el movimiento, la orientación y la distancia de otros objetos.

Cuando este mecanismo detecta la caída se inflan inmediatamente las bolsas de aire, a través de un cartucho de aire comprimido o dióxido de carbono. Posteriormente, los propulsores reorientan el teléfono hacia donde se encuentran las bolsas, protegiéndolo de cualquier daño.

Sin embargo, el sistema es aún más innovador, pues también plantea la posibilidad de que los propulsores detengan gradualmente la caída al estilo de la nave Blue Origin, desarrollada también por el vicepresidente de Amazon.

Pese a que aún no existe un prototipo, el diseño ya explica paso por paso el funcionamiento del sistema de protección, mismo que sirvió para que pudiera ser otorgada la patente.

Los gráficos que incluyen el mecanismo fueron licenciados desde febrero de 2010; sin embargo, la información detallada de su funcionamiento se publicó recientemente.

Aunque no se conoce con certeza si algún día veremos estas adaptaciones en un teléfono celular, una tablet u otro dispositivo, se puede observar que diversas compañías están trabajando para ofrecer a los usuarios soluciones tecnológicas cada día más avanzadas y orientadas a las necesidades de los consumidores modernos.

Crean bolsas de aire para celulares


Crean bolsas de aire para celulares

Con el motivo de proteger a los teléfonos inteligentes contra las caídas, el portal de ventas por Internet Amazon patentó un sistema que despliega bolsas de aire cuando el dispositivo se encuentra próximo a recibir un impacto.

De acuerdo con Jeff Bezos, presidente ejecutivo y el vicepresidente del sitio, es común que los teléfonos se dañen por este tipo de situaciones, y la implementación de estas medidas de seguridad ayudarían a reducir las afectaciones ocasionadas por un simple desliz fuera de nuestras manos.

En el mismo registro, Bezos incluyó un complejo sistema que incluye seis propulsores en la parte inferior del aparato.

Para funcionar, el smartphone lleva a cabo un monitoreo con una cámara de infrarrojos, radares y otros sensores para detectar cosas como el movimiento, la orientación y la distancia de otros objetos.

Cuando este mecanismo detecta la caída se inflan inmediatamente las bolsas de aire, a través de un cartucho de aire comprimido o dióxido de carbono. Posteriormente, los propulsores reorientan el teléfono hacia donde se encuentran las bolsas, protegiéndolo de cualquier daño.

Sin embargo, el sistema es aún más innovador, pues también plantea la posibilidad de que los propulsores detengan gradualmente la caída al estilo de la nave Blue Origin, desarrollada también por el vicepresidente de Amazon.

Pese a que aún no existe un prototipo, el diseño ya explica paso por paso el funcionamiento del sistema de protección, mismo que sirvió para que pudiera ser otorgada la patente.

Los gráficos que incluyen el mecanismo fueron licenciados desde febrero de 2010; sin embargo, la información detallada de su funcionamiento se publicó recientemente.

Aunque no se conoce con certeza si algún día veremos estas adaptaciones en un teléfono celular, una tablet u otro dispositivo, se puede observar que diversas compañías están trabajando para ofrecer a los usuarios soluciones tecnológicas cada día más avanzadas y orientadas a las necesidades de los consumidores modernos.

martes, 9 de agosto de 2011

Por no asistir a su casamiento tendrá que pagar una multa

Un tribunal de Taiwán le ordenó a una mujer pagar más de ocho mil dólares por daños emocionales a su ex prometido por haber faltado a su propia boda

Por no asistir a su casamiento una mujer fue multada. Un tribunal de Taiwán le ordenó a una mujer pagar más de ocho mil dólares por daños emocionales a su exprometido por haber faltado a su propia boda.
Al parecer la novia, que estaba embarazada de cinco meses, había discutido con su novio por la lista de invitados.
Ante la ausencia, el novio convenció a una dama de honor para sustituir a la novia en una ceremonia falsa y así evitar la vergüenza pública, pero luego decidió casarse con ella de verdad.