martes, 11 de septiembre de 2012

Aparato para castigar a los masturbadores




Aunque en la actualidad podría significar un buen chiste, en otros tiempos, los jóvenes que se masturbaban eran culpables del “pecado mortal de la masturbación”.
Ante la situación la Iglesia Católica quiso hacer frente con esta bizarra antigüedad, que se remonta al año 1880 y fue utilizada en la Francia católica.
El artefacto era anclado a un cinturón con el que resultaba imposible zafarlo.
En el 2008, fue vendido a través del famoso portal eBay por la cantidad de $2,906 dólares.
La pregunta es ¿quién puede evitar una erección espontánea?

Fuente:Vocero

No hay comentarios.: